La libertad no hace ni más ni menos felices a los hombres; los hace, sencillamente, hombres.

Manuel Azaña, presidente de la Segunda República entre 1936 y 1939